Cartas y Café

Nadie tiene por qué aguantar tu m**da

La serpiente era más astuta que todos los animales salvajes que el SEÑOR Dios había hecho, así que le preguntó a la mujer: —¿Es cierto que Dios les dijo que no coman de ningún árbol del jardín? Y la mujer le respondió: —Podemos comer los frutos de los árboles del jardín.  Pero Dios nos dijo “No… Sigue leyendo Nadie tiene por qué aguantar tu m**da