Nicaragüenses en el exilio

¿Cuánto tiempo ha pasado ya desde que las y los nicas empezaron a exiliarse debido a la dictadura de Daniel Ortega?

Bismarck, un compatriota con quien coincidimos en #SOSNicaraguaEuropa, nos comparte sus pensamientos y emociones sobre el exilio, desde el exilio. 

Colaboración: Nicaragüenses en el exilio 

Por: Bismarck

El Almendron
Foto: https://www.almendron.com/tribuna/ortega-en-el-punto-de-no-retorno/

Es por todos sabidos que producto de la crisis humanitaria que vive Nicaragua desde abril del 2019, muchos nicaragüenses, especialmente jóvenes, se han visto obligados a migrar a otros países. Las opciones migratorias están dadas principalmente a la posibilidad de tener un familiar en el extranjero que te dé acogida, luego de ello, al país que tenga un idioma más cercano al nuestro, sea el español o el inglés por la cercanía que hemos tenido con él los últimos años.

La seguridad personal y familiar se ven satisfechas una vez que el migrante ha cruzado la frontera con Nicaragua, no obstante, aparecen nuevas preocupaciones: seguridad personal en el país de acogida, posibilidades de tener un techo (refugio, asistencia social), garantizar alimentación, salud, educación y la obtención de un trabajo para suplir todas las necesidades básicas humanas del individuo y de su familia.

Tomando todo esto en consideración, los nicaragüenses inician el trámite de protección internacional en las sedes de extranjerías del país de acogida. Lo realizan, en el mejor de los casos, con un mínimo de asesoría legal, y otros con total desconocimiento de los procedimientos, formas y plazos legales. La solicitud de protección internacional tiene un componente humanitario y de protección a la vida e integridad física de los solicitantes, por lo que no se puede solicitar como una manera alterna a la migración para mejorar sus condiciones económicas, de ahí que se deba probar el peligro a la vida y la imposibilidad de que el Estado de orígen garantice tales derechos.

La migración nicaragüense, producto de la continua persecución del régimen Ortega-Murillo, ha hecho que los desplazamientos se den por vías irregulares, por trochas, veredas y puntos ocultos, para evadir los controles migratorios que, de capturarlos, los enviarán al Chipote o a una presunta desaparición. Esto significa que en muchos casos estas personas ni siquiera han tenido oportunidad de llevarse documentos consigo, lo que hará más difícil su estancia en el país de acogida.

Exiliados.El Periodico CR
Foto: El Periódico, Costa Rica

Para que estos jóvenes puedan estudiar será menester que posean sus títulos, credenciales o diplomas con la debida apostilla de ley para que puedan ser eficaces en el exterior. Asimismo, necesitarán pruebas para el trámite de protección internacional incoado, quedando nuevamente imposibilitados para aportar pruebas personales directas de la gran amenaza en contra de sus vidas, ya que en algunos casos han perdido sus celulares, cámaras y demás soportes probatorios. Otros, más cautos en su momento, prefirieron actuar con todo el anonimato que la situación ameritaba y por ende no conservaron registro alguno.

Todas estas circunstancias hacen que el asentamiento en un país desconocido sea difícil, los gastos nunca dejan de ser y hasta para realizar los tŕamites de protección internacional y de solicitud de ayuda social se debe invertir dinero, no porque no sean gratuitos, sino porque desplazarse hasta la institución tramitadora también requiere del pago de transporte, aunado a la subsistencia del migrante, comida, bebida, compra de ropa acorde al clima del país de acogida y demás pormenores que en Nicaragua damos por sentado pero que en el extranjero todo falta.

Ante toda esta situación, es importante reconocer la solidaridad que ha habido para los migrantes de parte de sus pares ya asentados en el país de acogida. Haciendo eco del pensamiento que nadie es tan pobre como para no ayudar, se han extendido las manos unos a otros para apoyarnos mutuamente. Desde orientar a los migrantes en las ubicaciones de las instituciones que debe visitar, hasta brindar comida, abrigo o un poco de amor para aquellos que han dejado todo.

Bismarck se encuentra exiliado en España, colaborando como asesor jurídico con la ong AESCO (América, España, solidaridad y Cooperación) quienes trabajan a migrantes en riesgo de exclusión social. En Nicaragua era abogado y notario, además de profesor universitario. 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s