Cartas Cuenteras

El árbol en el centro de la isla

En un lugar lejano, muy lejos de aquí y tal vez en otra dimensión había un rey que tenía una única hija. En ese entonces, el reino se encontraba en guerra y el rey tenía muchos enemigos que querían invadir su territorio. Todos sabían que lo que él más quería, más que todo a sus tierras, era a su hija. Así que decidió sumarse a sus soldados e ir a las fronteras de su reino.

Antes de partir el rey mandó a llamar a su hija y le habló.

– Vas a hacer un gran viaje con mis mejores guardas y mis mejores guerreras hasta el centro del reino. Sabrás que has llegado porque verás una isla. En el centro de ella crece el árbol más grande de nuestras tierras, su tronco es dorado y sus hojas son de un verde oscuro. Deberás subir hasta ahí para estar a salvo de cualquier enemigo. Yo me voy al frente y un día te tocará a ti cuidar a la gente y proteger lo que crece dentro del Valle de los Gigantes.

Con la ayuda de algunas damas guerreras, la princesa que tenía 7 años hizo las maletas para un largo viaje de 7 días en caballo. Después de terminar las preparaciones, las mujeres le pusieron margaritas en su pelo negro y bajaron todas juntas a la fogata de despedida en donde ya hombres y mujeres bailaban alrededor del fuego y bebían cerveza, acompañados de música y la luz de la luna. Y a pesar que la fiesta duró hasta la madrugada, los viajeros se retiraron temprano.

A primera hora de la mañana las damas y los caballeros prepararon los caballos del rey y la princesa.

– Vas a ser una gran reina algún día, así como lo fue tu madre, pero antes tienes que prometerme que le harás caso a Agrona, ella te va a enseñar a usar las flechas y las espadas. También a Nabu, él va a guiarte para que puedas tener la sabiduría que necesitarás algún día. Los gigantes estarán para cuidar los límites de la isla y Pacha para hacerte compañía, dominar el miedo y entender tu naturaleza. Cuando me extrañes recuerda que estaremos viendo las mismas estrellas en el cielo.

El rey le dio un beso en la frente a la princesa, le ayudó a subir a su caballo negro y le dijo cuanto la quería. Las puertas del castillo se abrieron y el caballo blanco del rey partió hacia el norte y el caballo negro de ella hacia el sur. En donde la princesa dejó caer una única lágrima creció una pequeña flor de Azafrán.

***

Después de siete días de camino atravesando las llanuras y los bosques del Valle de los Gigantes, una cordillera de montañas que rodeaba el reino, finalmente llegaron a la isla del árbol del tronco dorado. Así como el rey había prometido, habían gigantes protegiendo las aguas que rodeaban la isla, uno por cada punto cardenal. A las orillas del lago esperaba Pacha, la bruja que conocía el origen y los secretos del árbol junto a las guerreras del fuego y los guerreros del agua.

Agrona bajó de su caballo y se adelantó para saludar con una reverencia a Pacha, Nobu tomó de la mano a la princesa y la guió para presentarla a la bruja que a medio día se encontraba en su faceta de madre.

– La última vez que te vi fue cuando el Rey y la Reina te trajeron a buscar la bendición del universo bajo las ramas del gran árbol. Han pasado siete años y aquí estás. Bienvenida.– Le dijo Pacha mientras le tocaba la cabeza con su mano.

La princesa era de naturaleza rebelde y curiosa, pero todavía muy joven para entender qué era lo que pasaba. Sabía que su padre y ella estaría separados por mucho tiempo, pero no entendía la razón. En su cabeza de niña se preguntaba que por qué no podía quedarse en el castillo jugando a esconderse con las damas guerreras o salir al bosque a cortar flores y plantas y montar a caballo por las colinas. Pero también entendía que algo era diferente y que debía ser valiente y cumplir con las promesas que le había hecho a su papá. Así que a pesar de estar cansada del largo camino, aceptó el cariño de Pacha y la tomó de la mano cuando esta se la ofreció. Y así juntas subieron al bote que las llevaría a la isla del árbol del tronco dorado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s