Lee los testimonios

Testimonios desde el exilio #5

Solange Saballos

Solange Saballos1

Chavala escritora, profesora y periodista. Actualmente es editora designada para Centroamérica de la editorial Liberoamerica y directora adjunta de la revista Ek Chapat. Se encuentra en Países Bajos temporalmente actuando en la obra de teatro “Bacanal Chipote” una producción de Ileca Teatro, que trata sobre las torturas de la dictadura hacia los presos políticos. Se exilió primeramente en Guatemala en octubre del 2018.

¿Hace cuanto estás afuera de Nicaragua?

Llevo casi 9 meses de exilio.

¿Cómo fue el proceso de salida de Nicaragua? ¿Con qué dificultades te topaste?

Fue horrible, el acoso constante de los CPC, de familiares orteguistas y, como cereza en el pastel, haber sido expulsada de la UNAN-MANAGUA nos empujó a lanzarnos al vacío. No conocíamos a nadie en Guatemala. Sin embargo, sobrevivimos, gracias al apoyo de nuestros amigos y contactos (prefiero no mencionarlos por su propia seguridad). Debo recalcar el papel que tuvo la Comunidad Nicaragüense en Guatemala: sin ellos toda esta odisea hubiera sido mil veces más difícil de sobrellevar. Ellos nos ayudaron mucho, y poder estar con otros nicaragüenses que compartían nuestros ideales nos ayudó mucho a mantener el ánimo.

¿Cómo te ha tratado la gente cuando les has compartido tu historia?

Es raro porque usualmente sonrío y les digo: “¿de verdad querés saber?”. Cuando dicen que sí les suelto una cantidad de historias que vi como periodista. Y también algunas personales. Se asustan. Otros se ponen incrédulos. No falta el que me tilda de paranoica cuando revelo que los sandinistas infiltran agentes en cada país donde hay una comunidad nicaragüense protestando.

¿Qué es lo que más extrañas de Nicaragua?

Extrañamente, la forma de ser de la gente. Estando lejos uno tiende a idealizar, pero yo he vivido dos procesos al mismo tiempo: adorar y aborrecer. Adoro cómo es la gente de alegre y espontánea, su despreocupación y ganas de salir adelante a pesar de las adversidades que implica crecer en el segundo país más pobre de América Latina. Aborrezco el machismo, la invasión de espacio y la dificultad para acceder a una educación formal que forje ciudadanos pensantes.

¿Cómo ves el escenario a futuro del país?

Pues desconfío MUCHÍSIMO de los políticos tradicionales, así como de los supuestos líderes estudiantiles que han comerciado la lucha para crearse una imagen candidateable ante el pueblo. Me da repugnancia y dolor pensar en que el esfuerzo de los caídos y sus familias, los presos políticos, los exiliados puede quedar en nada por la ambición de estos personajes, que aparecieron autoadjudicándose ser “la voz del pueblo”.

¿Te imaginas lo que nos va a costar reconstruir el país después que Daniel Ortega finalmente se vaya?

Por otro lado, me llena de esperanza ver que la gente por fin está tomando en serio la política. Ya no quieren a cualquier tapudo como representante: han comprendido que ellos mismos pueden tener voz y voto en la toma de decisiones públicas. Ahí vemos a varios grupos agremiados, creando sus propias células: grupos exiliados, estudiantiles, periodísticos… Espero que cada gremio profesional y trabajador de Nicaragua haga el suyo. Ya no podemos dejar nuestro destino en manos de algún dizque iluminado.

Algo que queras decir a las y los nicas en en el exilio y a los que se quedaron.

A los nicas dentro del país: perdónenme. Di todo lo que pude, sacrifiqué lo poco que tenía por un futuro mejor. Perdónenme por tener miedo, mi vida personal ha sido difícil y no me miraba capaz de resistir un encierro o de tolerar la muerte de mi compañero. Pero aquí estoy y hago lo posible por colaborar con otros nicaragüenses y extranjeros que aman mucho a Nicaragua para denunciar a la dictadura por el mundo. Y servir de apoyo a otros nicas que están fuera. Ser exiliado es cruel, es como ser una planta en flor y ser arrancada con violencia de tu tierra, dejando las raíces expuestas y vulnerables.

A los nicas exiliados: sé de primera mano cómo se sienten. Tengo un respeto profundo por ustedes, porque a pesar de que los despojaron de su derecho a vivir en paz siguen luchando por Nicaragua. Sé que es cansado compaginar la lucha del día a día con el ideal de una Nicaragua libre. Sé el desprecio que muchas veces les ha tocado vivir de algún extranjero ignorante y xenofóbico. Sé como han tenido que tragarse su orgullo y admitir que necesitaban ayuda ante alguna mano amiga.

Solo me queda decirles que mantengamos el amor por nuestra patria y la solidaridad. Solo el compañerismo y las redes de apoyo nos podrán salvar de la sed de sangre de los dictadores. Mi mensaje es que cada nica estudie para no dejarse impresionar por la verborrea o títulos o dinero de uno de los tantos que quiere dárselas de vivo. Y que compartan. Sean generosos.

Quisiera agregar  que cuidar el medio ambiente es fundamental para Nicaragua. Somos un país beneficiado con más de 7 tipos de bosque tropical, con terrenos fértiles y paisajes exuberantes. A todo eso se le podría sacar partido si dejáramos de depredar a la naturaleza. Creo que este tema, junto con la educación, es crucial para el avance económico y social del país.

Solange Saballos2
Obra de teatro “Bacanal Chipote” por Illeca Teatro

Nota: ¿Sos o conoces a una exiliada política debido a la dictadura de Daniel Ortega? Sos bienvenida a compartir tu historia conmigo. No dudes en escribirme. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s