Lee los testimonios

Testimonios desde el exilio #4

Esmeralda Merlo

Esmeralda Merlo
Esmeralda Merlo

Chavala de 19 años, estudiante de Diseño Gráfico. Estuvo activa dentro de las y los jóvenes auto-convocados y auto-organizados dentro de las redes sociales, informando sobre posibles ataques y movimientos de la Juventud Sandinista. Se filtró a través de cuentas falsas en grupos sandinistas y estuvo dentro de la UPOLI. Se convirtió en exiliada el 9 de junio del 2018.

¿Hace cuanto estás afuera de Nicaragua?

Este 9 de junio voy a cumplir un año de haberme ido.

¿Cómo fue el proceso de salida de Nicaragua? ¿Con qué dificultades te topaste?

En mi caso fue fácil. Yo salí por el aeropuerto, pero el ambiente era bastante tenso porque un día después que yo salí, estaban esperando que viniera Félix Maradiaga* y el aeropuerto estaba lleno de policías. Yo había agarrado mi mochila con la que iba a la universidad y dentro llevaba una maletita, se me había olvidado que llevaba unas tijeras conmigo, pero cuando pasamos por seguridad había una mujer gringa que se estaba comportando bastante raro y quería entrar a una de esas salas donde solo entrar personas autorizadas. Como ella no entendía español, mi hermana intentó ayudarla pero la mujer le dijo que no la molestara si ella no trabajaba en el aeropuerto. Con todo esta distracción yo pasé seguridad. Una vez estando en el avión, se me acercó un amigo que trabajaba en el aeropuerto y me dijo que dos policías de seguridad me estaban buscando. Yo me sentí nerviosas y bastante asustada. Ellas se me acercaron y me dijeron que disimuladamente les diera las tijeras y que ellas no dirían nada. Entonces se las di. Cuando se cerró la puerta del avión y empezamos a despegar yo sentí como me alejaba de todo.

La decisión de salir la tomamos después de que estuve un tiempo con mis amigos y algunos compañeros en la UPOLI. Durante esos días que estuve ahí, estuvimos turnándonos para dormir. Dormíamos cuatro horas y siempre nos cuidábamos unos a otros. Yo tenía una compañera que debía estarme vigilando, pero no sé por qué una noche no lo hizo y de pronto cuando me desperté tenía a dos chavalos sandinistas infiltrados que me robaron todo. Me quitaron mi celular y solamente me dejaron una lata de atún, entonces decidí irme a la casa e iba con miedo porque sentía que me estaban siguiendo porque yo había creado muchas cuentas falsas en redes sociales para infiltrarme dentro de sus grupos e informar a mis compañeros de lo que planeaban. Por suerte no me siguieron, pero cuando tuve acceso a mis cuentas y las bloqueé, me di cuenta que ya me habían echado de los grupos en donde estaba. Después se dio el día en donde había un grupo de gente que estaban pidiendo donaciones de sangre y se llegó a meter una mujer que llevaba una camisa del FSLN, mi hermana empezó a grabarla y a gritarle que era una sapa sandinista. En la escuela yo había tenido un profesor, de español me recuerdo, que siempre me decía que yo iba a ser alguien grande, que contara con él y que tenía todo su apoyo, él fue el que le dio la información a la policía de en dónde encontrar a mi hermana para que se la llevaran. Él les dio nuestra dirección, edades y hasta que carrera estábamos estudiando. Por eso nuestra familia decidió enviarnos a Miami y desúes de estar un tiempo allá venimos a México.

¿Cómo te ha trarado la gente cuando les has compartido tu historia?

Fijate que no a cualquiera le cuento, lo comparto con algunas personas. Algunos ni saben qué es lo que está pasando en Nicaragua, otros me dicen : “¿Y por qué te veniste para México si aquí está peor que Nicaragua? Además es uno de los peores países para ser mujer”. Otros cuando les cuento solo me dicen: “¡Chale! ¡Pos ni modo!”. Otras personas como con quienes vivo, que es una pareja, él mexicano y ella nicaragüense, se preocupan mucho por mí, porque esté bien o vaya a estudiar. También Tatiana* (abogada nicaragüense que ayuda a los refugiados en México con asuntos legales), ella me llevó ahí a la Comisión de Refugiados y pues algunos amigos, porque tengo muchos amigos aquí, también son muy amables conmigo y me preguntan cómo me siento y de vez en cuando me preguntan si estoy bien. Para cuando se cumplió el 18 de abril me dieron como que sus condolencias y me preguntaron cómo me sentía. Ya uno no se siente tan, tan sola en ese proceso y esas cosas, pero a los dos grupos que más le agradezco es a Tatiana y a la familia con la que yo vivo.

¿Qué es lo que más extrañas de Nicaragua?

A mi mama. A mis compañeros de clase, a mi abuela, a mis primos. Yo extraño absolutamente todo porque yo no me sentía mal en Nicaragua. Me gustaba muchísimo la carrera que estaba estudiando, era la presidenta de la clase y tenía amigos que yo jamás había tenido en la vida, muy buenos conmigo, muy unidos. ¡Puchica! Yo me sentía un poco incomoda en la secundaria aveces y yo me quería venir a estudiar a México cuando saliera de la secundaria, pero entrar a la UCA me gustaba y me gustaba todo lo que implicaba estar en la UCA. Mi vida iba bastante bien, yo pensaba que iba a tener una carrera, voy a estudiar un posgrado, voy a ser profesora en la UCA. Eso era lo que yo pensaba que iba a hacer en mi vida y lo que más me gustaba también, era que yo todos los viernes me regresaba a mi casa a hablar con mi mama, a estar con mis mascotas y ya luego volvía a la capital. Yo hacía esa rutina, que aveces era cansada y tediosa, pero era de lo mejor. Yo también estaba en un grupo de música en la universidad. ¡Puchis! ¿Qué no hacía? Estaba descubriendo todo lo que me gustaba. Y cuando vos te vas del país en situaciones así, sin estudios, sin nada, joven y en especial a Estados Unidos, ahí empezó la vida que uno no quiere jamás. Yo siempre dije “yo voy a estudiar, yo me voy a esforzar para jamás tener que limpiar casas ajenas, para que jamás tener que ser empleada de alguien más” y todo eso, lo fui a hacer a Estados Unidos. A limpiar casas ajenas, a cocinarle, plancharle y lavarle a la gente y ni siquiera por dinero, simplemente por el hecho de estar en sus casas. Y luego pensaba pensaba en estudiar, pero mejor me olvidaba de hacerlo porque es demasiado caro, no se puede costear y además no era legal ahí. Entonces pensaba “ anda pensando en que vas a ser una empleada y tal vez después podás estudiar y ser alguien mejor, si sos lo suficientemente lista.” Y eso era mi pesadilla total, yo jamás me veo sin un título. No me veo en un trabajo cualquiera, me veo bastante bien en el futuro, bueno, me miraba. Tal vez a los 25 o los 29.

Quería estudiar Arquitectura, pero paré estudiando Diseño Gráfico. Me gusta todo el arte y la pintura. Antes era muy mala dibujando, pero eventualmente con la practica me fui haciendo mejor y lo tomé como un hobby. También me gusta mucho la música, toco flauta, piano, guitarra y estoy aprendiendo violín.

Y yo por eso, extraño todo de Nicaragua. Pero en especial a mi mama. Ella es la luz de mis días y yo siempre pensé que yo a mi mama la iba a sacar de trabajar y darle la vida que ella se merece por todo lo que ha hecho por mi hermana y por mí. Y por todo lo que ella ha pasado como madre, porque son cosas que a muy pocas madres les pasa.

¿Cómo ves el escenario a futuro del país?

¡Uy! Se ve deprimente. Se ve muy deprimente ahorita. Desde la perspectiva de alguien que salió del país. Estando en Nicaragua, la crisis lo es todo, para los sandinistas, para la resistencia ciudadana es todo lo que hay. La vida de la gente gira alrededor de eso.

Pero cuando uno sale del país siempre preguntan, en mi caso, que por qué me vine a México. Y les contesto que por lo que está pasando en Nicaragua y preguntan qué está pasando en Nicaragua. “Hay una crisis política” y contestan “No sabía y ¿Cómo es?” y yo “¿Has escuchado de Venezuela? Peor.” Y ellos me contestan que no me creen porque no sale en las noticias entonces les contesto que es porque Nicaragua no tiene que ofrecer al exterior, así como lo tiene Venezuela. Y solo te dicen “¡Chale! Bueno, ni modo.” Y sus vidas siguen. Entonces no hay mucho apoyo a la gente en estos países, no hay mucho interés. Y pensar que en Nicaragua, desde septiembre, creo, no ha habido una marcha exitosa desde septiembre, ver a la gente como vive con mucho miedo. Y la gente iba a seguir haciendo algo sin duda, pero es que no podes contra un gobierno tan sanguinario. Luego ves la opinión dividida de los muchachos, que algunos ya están resentidos, otros están muy cansados, otros sienten que no valió la pena, que amigos de ellos fueron asesinados, que sus nombres van a quedar en el olvido y que ha pasado ya un año y nada ha cambiado. El gobierno sigue ahí y siguen pretendiendo que todo está “normal”.

Lo del INSS no es algo que la gente debería pasar jamás y recuerdo que cuando pasó la protesta del 18 de abril en la UCA, llegaron esos sapos a gritar “mentira, mentira” y yo solo pienso “Loco. Literalmente ¿qué es mentira? El gobierno lo admitió. ¿Qué están diciendo que es mentira?” Y puchica, ver que esa gente tiene derecho a matar, tiene derecho a lastimar, sin pena alguna. Los que van presos son personas que no ha hecho nada, a la gente la secuestran, la gente desaparecen y esas cosas no se ven. En Nicaragua antes cuando a alguien le pasa algo, se volvía una noticia grandota y ahora pasa semanalmente y solamente están diciendo “otro, otro”. No tenemos un número exacto y no tenemos una unión.

Imaginate que Daniel Ortega y la Rosario Murillo se vayan del país hoy. ¿Tenemos nosotros un grupo o una organización que sea capaz realmente de tomar el mando del país? No hay nadie. ¿Qué quieren que veamos? A los mismos cerdos, hijos de la gran puchica que se querían meter en los años pasados. Con la peor desvergüenza, mira a Arnoldo Alemán queriéndose volver a lanzar para la presidencia. Y mi mama es de Posoltega y me recuerdo todavía los efectos que tuvo el huracán Mitch. Tanta gente que quedó damnificada y ver Arnoldo Alemán queriendo obtener la presidencia del país, sintiéndose muy digno de merecerlo o ver a los majes del PLC, que nunca hicieron nada. Que solamente se mueven como fichas del mismo gobierno, te desespera y te desalienta. Entonces digamos, vamos a hacer un gabinete presidencial, ¿a quiénes vamos a poner? ¿A quiénes vamos a poner? Que sean personas sinceras, que sean personas que no vayan a repetir esto una tercera vez. No hay.

Yo lo veo difícil,  lo veo bastante difícil. No lo veo imposible, pero si lo veo muy difícil. Porque los nicaragüenses, siento, que vivimos en ignorancia, cuando a nosotros nos educan en las escuelas nos mencionan la revolución sandinista tantas veces. Pero si vos le preguntas realmente a alguien, qué fue la revolución popular sandinista no te pueden dar fechas, no te pueden dar nombres y te dicen “Ah eso fue el año en el que sacaron a Somoza del país.” Pero no saben cuál Somoza. Los profesores te dan pistas al respecto, te mantienen el miedo de que podríamos volver a los tiempos de Somoza, pero eso ya pasó hace 40 años. No sé como le siguen metiendo miedo al respecto. A los adultos sí les da miedo, porque ellos lo vivieron, pero a los jóvenes desde el momento que ellos se pusieron con piedras y morteros a tirarles a los que andaban armas, te das cuenta que no le temían a nada. Pero los adultos que viven del miedo, prefieren quedarse en sus casas y prefieren prohibirles a sus hijos que salgan, no apoyar en nada y esconderse porque saben muy bien de qué es capaz el gobierno de Ortega. Muchos de ellos se sienten, probablemente muy traicionados. Mi papa por ejemplo. Él se recuerda que él estaba en el cine cuando lo llegaron a sacar para llevárselo a la guerra y él se acuerda cuando a su hermano le pegaron un balazo en la frente y mi papá se tuvo que hacer el muerto como por dos días para poder sobrevivir. Él mismo me ha dicho “Todo lo que yo hice para que este maje viniera a repetir lo mismo por lo que estábamos peleando.”

No veo un gran panorama para Nicaragua.

¿Te imaginas lo que nos va a costar reconstruir el país después que Daniel Ortega finalmente se vaya?

Si. Primero hace falta una reestructuración de todo, porque Daniel Ortega, especialmente la Chayo Murillo y su familia hicieron al país girar entorno a ellos. Vos mirás los libros de historia del Ministerio de Educación (MINED) y hay fotos de ellos. Los del Instituto de Turismo (INTUR) y toda Nicaragua está decoradísimo de sus colores, de una recuerdo clarito de ellos. “Nicaragua única, original, cristiana, solidaria y socialista” y estos colores y esos eslogan y la Rotonta Del Periodista que ellos pintaron con sus colores. Eso, según lo que yo estudié de arquitectura, es se supone que es ilegal porque es una obra de arte de alguien más y tiene derecho de autor y llegar a pintar una obra de otro arquitecto o artista, a tu gusto es totalmente ilegal. Pero ellos lo hicieron de todos modos. Es una oda al mal gusto.

Ver también la crisis ambiental en la que vamos a entrar después de tanta deforestación. También el proceso de sacar a los presos políticos y darles rehabilitación y acompañamiento emocional y psicológico. Más a toda la gente que está muy dañada por esto, va a ser un proceso largo y caro. Luego recuperarse de la crisis que se va a venir por no tener un gobierno. Los países que tienen tratados o contratos con el gobierno que van a retirarse. Me pregunto también qué va a pasar con los derechos que Ortega le dio a China para construir su famoso canal.

No sé cómo fue en los 80, pero me imagino que va a ser lo mismo, repetir lo mismos pasos. Tal vez mejor y no permitir jamás, educando a la gente por supuesto, para que no vuelva a pasar algo así otra vez.

En mi carrera estudié también mucho de marketing y psicoanálisis y nosotras estudiamos muy bien toda esta manipulación mediática del gobierno y es sorprendente porque te das cuenta que a la gente si le pega, la gente si les cree. El adoctrinamiento es tal que la gente está tan acostumbrada a ver las caras de ellos y a reconocerlas. Estamos tan acostumbrados que el 19 de julio corten todos los canales para tener que ver a fuerza el discurso de Daniel Ortega. Me acuerdo que hubo un año en donde tuve miedo que cortaran el Internet porque se veía como una realidad, tener que volarnos ese discurso a fuerzas. Creo que más difícil que me preguntes qué extraño de Nicaragua, es responder cómo veo a Nicaragua en un futuro. Va a ser difícil.

Yo sueño y planeo regresar al país a dar todo el conocimiento que yo tengo, que he aprendido. Sea dentro de meses, un año o diez años, todo lo que vaya a aprender lo voy a hacer pensando en el país. Porque donde yo aprendí música fue una escuela comunitaria que nació a raíz del huracán Mitch, un centro de rehabilitación para los jóvenes y niñas y niños víctimas del huracán. Yo quiero hacer algo así, hacer una pequeña escuela comunitaria que ayude a las niñas y niños a rehabilitarse de esta crisis porque el día 30 de mayo del año pasado (2018) para la Marcha de las Madres, cuando los francotiradores empezaron a disparar, yo me encontré a un niño que andaba perdido. Le pregunté en dónde estaba su mamá y él me dijo que estaba en el Super 7 y yo lo agarré y le dije que lo llevaba y frente a nosotros, un muchacho andaba guiando a la gente en una moto, ambos vimos como desde el edificio que está entre el Super 7 y la Metrocentro un francotirador le disparó en la cabeza. Y si para mí que tenía 18 años fue fuerte, escuchar al niño de 7 u 8 años gritar por lo que acababa de ver, habrá sido un shock. Pienso en todos los niños y niñas que han tenido que ver algo así y que no se les irá muy fácil de la cabeza. Estaría muy mal permitir que ellos sigan sufriendo. No van a estar bien y van a vivir mucho con el miedo que vivían nuestras familias de que vuelva a pasar algo así. Entonces por eso, cuando yo regrese a Nicaragua me gustaría hacer una escuela para rehabilitar a las y los jóvenes.

Algo que queras decir a las nicas y los nicas en en el exilio y a los que se quedaron.

A los que se quedaron que les hagan muchas ganas, que piensen muy bien y analicen muy bien la situación en la que están. No es fácil. Pero que no crean que va a venir un organismo internacional a salvar a la gente, porque eso no es así. Porque sino Haití se hubiera recuperado del terremoto del 2011 y ya casi 10 años del terremoto, Haití no supera los daños y ahí está la ONU todos los días con esa gente. Así que no crean que va a venir a salvarnos, solo nosotros podemos hacer algo.

Para la gente que está en el extranjero y son jóvenes como yo, probablemente estén pasando exactamente lo mismo que yo. Pues no se desesperen, es muy fregado. Esta canción de Mercedes Soza de Solo le pido a Dios, tiene una línea que dice “Desahuciado está el que tiene que marchar para vivir una cultura diferente” que cuando yo escuchaba la canción no la veía como gran cosa, pero cuando salí realmente la entendí como no tenes idea. No es solo que la entendés, sino que la sentís. Entonces no se sientan desahuciados, véanlo como una oportunidad más. Sí es duro, porque estés en el país en el que estés, no se ve con la necesidad de ayudarte, que de repente pueden verte como una carga y la población puede alegar que sus gobiernos no tienen porqué ayudarte. Así como en Costa Rica, que de por sí venían un poco envenenados con el pensamiento anti-nicaragüense, ahora es mucho peor. ¡Aguanten! ¡Únanse!. Tendemos a separarnos cuando estamos lejos del país y no ayudar a otros nicas, algo que no deberíamos de hacer porque somos lo que tenemos. Y como les dije a los que se quedaron, nadie va a venir a ayudarnos desde afuera. Ningún organismo, ninguna ong. Y no importa que Amnistía saque un reporte diario sobre Nicaragua, no va a ayudar en absolutamente nada. Nosotros tenemos que hacerlo desde adentro, perdiendo el miedo.

Los que estamos afuera tenemos la libertad de expresión, tenemos que usarla. Tenemos que alzar la voz e informar lo más que podamos. A cada quien le toca su parte y cada quien puede dar de una u otra manera.

Esmeralda Merlo2

Nota: ¿Sos o conoces a una exiliada política debido a la dictadura de Daniel Ortega? Sos bienvenida a compartir tu historia conmigo. No dudes en escribirme. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s