Lee los testimonios

Testimonios desde el exilio #2

Gabriela Baca

Gabi1

Artista nicaragüense y activista, feminista y defensora de los derechos de la comunidad LGBT de Nicaragua. Gabriela ha venido haciendo protesta contra las injusticias que se viven en Nicaragua, como el machismo, la discriminación, la corrupción y el abuso hacia la naturaleza a través de la música. Actualmente se encuentra en el continente americano, después de haber estado de gira en Centro América y Europa llevando el mensaje de una Nicaragua libre de la dictadura.  Se convirtió en exiliada el 31 de julio del 2018.

¿Hace cuanto estás afuera de Nicaragua?

Salí el 31 de julio del 2018 de Nicaragua. Ya llevo casi el año, llevo 10 meses loca, pero los siento como que llevo año y medio, te lo juro.

¿Cómo fue el proceso de salida de Nicaragua? ¿Con qué dificultades te topaste?

Cuando personalmente dije “este es el momento de salir” fue cuando me dijeron que la policía de transito iba a empezar a detener carros. Y yo dije “su madre” porque yo no tengo confianza de detenerme con ningún policía, de darle mis papeles y que me pongan una multa y que me voy a quedar callada. Aunque tengo todos mi papeles en regla pues, en ese sentido trato de ser una buena ciudadana ¿me entendes? Pero que garantía voy a tener yo que de darle mis documentos a un policía que se ha pasado disparándole a medio mundo, que anda con un pasa montañas, para que me revise. Yo dije “no, voy a jalar porque veo un policía ahorita y me lo paso llevando con mi carro.”

Cuando nosotras salimos de Nicaragua, digo nosotras porque yo iba con la Mafe Carrero. Salimos por tierra y salimos hacia Costa Rica. Imaginate el viaje en bus, fue súper estresante. Nos disfrazamos de niñas fresas las dos. *se ríe* Yo iba con un sombrero de mi mama, pura de “Doña María” iba yo. Porque no quería que evidentemente me reconocieran, además la Mafe y yo habíamos andado juntas en todas y cada una de las marchas que hubo, entonces lo que hicimos fue eso, disfrazarnos de fresa. Y la empresa del bus que nos llevaba, estaba enterada de la situación de ambas, porque me apoyaron, el chófer sabía de la situación. Entonces cuando nosotras pasamos hacia la frontera costarricense, pues le dije a la Mafe “andá parate allá al otro lado de la esquina y si me llamas decime María.” Esto para que no nos reconocieran. Y logramos pasar bien la frontera sin ningún problema, pero pues con aquel miedo de que yo llevaba una camiseta que decía Nicaragua. Menos mal, el universo nos acompañó y cuando cruzamos la frontera se volteaba y nos decía “¡pasamos!”. De repente cuando arrancamos de la frontera nica y estábamos en territorio costarricense, loca viera que emoción, porque yo creo que la gente se enteró evidentemente cuando nosotras logramos pasar y pudimos decir “salimos de Nicaragua y el día de hoy comienza la gira Dejanos volar.” Hicimos un vídeo en vivo para decir que habíamos logrado pasar la frontera y que íbamos en rumbo por Centro América para cantar y cuando terminamos el video, la gente del bus empezó a aplaudir y me pidieron que cantara y me canté Chocoyito.  Estuvo muy, muy lindo después de toda la presión. En Costa Rica me sentía más segura, y sobre todo porque estaba con la Mafe pues que se la había intentado llevar la policía. Y ya me sentía más tranquila sabiendo que íbamos a mejor rumbo.

Una vez que llegamos a Costa Rica pues si sentimos la presión también, porque nos encontramos con un montón de gente nicaragüense y gente que igual, está medianamente bien, pero luego también nos dimos cuenta de las historias terribles de la gente que estaba muy, muy mal.

Aquí es el único lugar donde siento con mis cosas desempacadas, que yo creo que esa es la parte más dura de andar rebotando loca, que tenes todo metido en una mochila. Mi guitarra se quedó en Costa Rica, tengo una chaqueta en Guatemala.

¿Cómo te ha tratado la gente cuando les has compartido tu historia?

Me siento sumamente agradecida y esperanzada en la humanidad, loca porque nosotras encontramos lugares en donde nos recibieron, primero con la Mafe y luego con la banda y nos abrazaron, nos dieron espacio en sus casas desde lo más variado, desde sofás hasta los cuartos más “deaverga” del mundo. Habían lugares en donde nos estaban esperando con comida.

De Costa Rica pasamos a Guatemala, de Guatemala viajamos al El Salvador y del Salvador a Guatemala. Nosotras teníamos comprado desde Costa a Rica para Milano y no pudimos volver a entrar a Costa Rica porque el Consulado nos nego las posibilidades de tramitar la visa porque no podíamos presentarles un récord policial y nosotras, obviamente no lo podíamos solicitar a Nicaragua.

La primera semana en Italia fueron bien duras, porque nosotras llegamos con 20 Dólares en la bolsa de cada una. La gente nos atendió súper bien, primero estuvimos en Bérgamo, no sé qué va a hacer una lesbiana a esa ciudad con ese nombre, pero sobreviví Bérgamo. Estábamos por la Bérgamo, nos iba por la Bérgamo *ríe* pero ahí estuvimos 3 semanas. Pasando literalmente hambre, osea no les había dado tiempo de hacernos alguna actividad, ningún concierto y prácticamente las primera semanas fueron muy duras. *Se queda pensativa* Tuve que tarjetear para poder comer, ir a cantar a los parques, la Mafe se enfermó y me tocó duro pues, ir a cantar a la calle para llegar con un Shawarma a la casa, ¿me entendés? Para que la maje comiera. Porque la gente es deaverga, te recibe en su casa y todo, pero una no quiere abusar también, entonces nada, yo me iba a comprar comida con mi tarjeta. Esa parte es dura, cuando no tenés ninguna actividad, especialmente como artista, cada semana que una no trabaja sin remuneración, es duro.

Después empezamos a hacer concierto y actividades y empezamos a sentir la ayuda de la gente que fue increíble en todos las ciudades en donde estuvimos.

¿Qué es lo que más extrañas de Nicaragua?

¡AAAAY! Está difícil la pregunta. Extraño mucho mi casa. Lo que más extraño es mi casa, es mi selva. A mi familia, evidentemente. Pero mi casa ha sido un lazo muy importante, porque representa mi mama. Ha sido muy duro no tener mi selva, mis perritos, mis pajaritos, mis chocoyitos, mis ardillas, todo lo que me rodea, mis plantas. Me hace mucha falta tener esa paz y esa tranquilidad de despertarme en el campo.

Cada vez que podíamos y encontrábamos frijoles, nos zampábamos un par de Gallopinto. *rie* ¡Y plátanos!

¿Cómo ves el escenario a futuro del país?

Mira, la verdad es que yo en el país, veo que lo que viene es trabajo. Seguir trabajando, es seguir apostando por un país muy rico y con muchas posibilidades de crecer, siempre y cuando sea en equidad y siempre y cuando sea respetando a la naturaleza. Que es lo que realmente sería una verdadera revolución. Entonces, la verdad es que yo llevo todo este tiempo trabajando y no me asumo de otra manera, porque así es como veo a mi país, como ese lugar donde quiero trabajar y quiero aportar a la humanidad desde ahí. Entonces eso es lo que veo para el futuro para Nicaragua. También la posibilidad de crear otras maneras de hacer política y de ser más consecuentes con lo que decimos.

¿Te imaginas lo que nos va a costar reconstruir el país después que Daniel Ortega finalmente se vaya?

¡Si claro! El trabajo no va a ser fácil definitivamente, pero creo que es necesario que nosotros empecemos a emprender un país diferente, con otra manera y otra manera de visión del desarrollo. Una visión más justa y más apegada a la naturaleza y a la tierra. A mi me gustaría que en el país empezamos a sembrar y que mujeres como Doña Francisca tengan decisiones en un país, porque es de la tierra de donde nosotros vamos a tener siempre el alimento. Creo que los nuevos lideres deben ofrecer, también la juventud, otra manera de hacer política.

Algo que queras decir a las nicas y los nicas en en el exilio y a los que se quedaron.

Que tengan mucha fuerza y que no pierdan la fe de que nuestro país va a salir adelante y que lo que tenemos que hacer es resistir para que luego podamos sembrar un futuro nuevo. Que estamos con las personas que se quedaron, todos los días. No hay un día en la vida, por lo menos lo digo personalmente, que no recuerde a todas las personas que están ahí como presos políticos y a la gente valiente que sale a la calle sabiendo que pone en riesgo su vida.

Gabi2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s