Cartas Científicas, Sin categoría

El feminismo explicado con manzanas y limones

“Feminismo para dummies”

“Ni machista, ni feminista, yo soy humanista.” ¿Cuántas no hemos escuchado esta famosa frasecita impregnada de toda ignorancia, pero con todo orgullo porque sienten que descubrieron el agua helada con la palabra “humanista”? ¿Qué tal la “¿por qué se llama feminismo si dicen que buscan la igualdad entre hombres y mujeres?” Dan ganas de darle esos cinco, pero en la cara ¿verdad?

No tengo diplomas de cursos en teorías feminista, ni en teorías de género, pero cualquiera que tenga el interés en salir de la ignorancia y leer sobre feminismo logrará entender el qué es, por qué se le llama así y hasta puede ser que descubra que es feminista y no lo sabía. Lo más importante de todo, es que logrará finalmente quitarse esas ideas y prejuicios ridículos que por falta de sentido común o pereza para buscar información e instruirse, sigue reproduciendo (y vaya con cuantas ganas).

Aquí un pequeño artículo sobre datos básicos que deberíamos saber sobre el feminismo. No quiero hacerlo tan complicado, por lo que le he llamado Feminismo para dummies, a ver si así de una vez nos quitamos nuestra etiqueta humanista.

feminismo

¿De dónde viene?

Primera Ola

Según la genealogía del feminismo y la cronología de los estudios europeos.  (WHAT?! ¿Y esto con qué se come? ) Pues mira, se dice que la primera ola del feminismo se dio durante la ilustración, en el siglo XVIII. Osea no, no es que se nos haya ocurrido de pronto hablar de la noche a la mañana sobre todos aquellos derechos que no teníamos y que demandábamos. Ha sido un proceso largo, de muchas luchas en donde nuestras antepasadas sufrieron represión, violencia y censura por parte del sistema (dominado por hombres por supuesto) y que hasta el día de hoy, a pesar de los antecedentes, seguimos siendo atacadas. Regresando a las raíces del feminismo, esta primera ola viene a criticar la condición femenina y las relaciones de poder entre los sexos.

Nuestras antepasadas pedían la abolición de los privilegios masculinos, derechos matrimoniales y a los hijos (si, porque nosotros los paríamos, pero solamente el padre tenía derecho sobre ellos). También demandaban derecho al trabajo, a la capacitación profesional, a la educación y por supuesto, al voto.

Feministas ilustres de la época: Olimpia de Gouges (escritora, filósofa política, dramaturga, francesa), Mary Wollstonecraft (escritora inglesa)

Patriarcado.jpeg

Segunda Ola

Da inicio con el movimiento de Sufragistas en Estados Unidos y en el Reino Unido a mediados del siglo XX, esto según la referencia de los estudios feministas anglosajones. Mientras que las primeras feministas enfocaban sus energías y lucha al ámbito legal, la segunda ola se enfocaba al ámbito no oficial como la sexualidad, la familia y el derecho al aborto. Además de seguir la lucha en temas de educación, acceso al trabajo, cargos de todo tipo, condiciones laborales y los deberes matrimoniales equiparables a los de los hombres.

Para dejar muy claro, nuestras antepasadas no fueron lo que pitan los memes en redes sociales. Esas mujeres pacíficas con carteles demandando sus derechos de una manera pasiva. No cariños, ellas se tomaron las calles y los espacios públicos, desafiaron a las autoridades, estuvimos encarceladas, hablaban en público ante un mundo dominado por la testosterona. No se quedaron calladitas pidiendo por favor ser respetadas y tomadas en cuenta. Se quitaron el corsé, se cortaron el pelo, se cortaron las faldas y empezaron a hacer uso del espacio público así como lo hacían los hombres.

Feministas ilustres de la época: Elizabeth Cady Stanton (activista sufragista estadounidense), Lucrecia Mott (activista sufragista estadounidense), Emmeline Pankhurst (activista sufragista inglesa)

FemHembrismo

Tercera Ola

Surge como continuación de la segunda ola y se da durante mitad del siglo XX y comienzos del siglo XXI. Las mujeres nacidas durante los años 1960 y 1970 (generación X) adoptan el individualismo y la diversidad. Durante esta época se afianza el pensamiento feminista, se empieza a hacer análisis del patriarcado, de las desigualdades y discriminación de sexo-género. Se pulen términos y se encuentra la razón de ser de las injusticias como una imposición de la sociedad y no por naturaleza.

Nuestras antepasadas empiezan a usar pantalones en público, a tener empleos profesiones, así como puestos políticos y en organizaciones internacionales. La lucha en el ámbito del matrimonio sigue, se logra conseguir el divorcio, hacer uso de anticonceptivos y planificar la familia, la reivindicación de la despenalización del aborto se intensifica y se legislan políticas de igualdad de género.

Feministas ilustres de la época: Simone de Beauvoir, Betty Friedan

En la actualidad podríamos decir que pertenecemos a la cuarta ola. Y a pesar que tenemos una larga trayectoria, hay algunas luchas que no han cambiado. En nuestra época a esas viejas luchas le tenemos que agregar el exceso de información, las redes sociales y el mal uso del Internet. Porque si bien nos ha venido a abrir espacios para expresarnos, hacer redes y facilitar la comunicación, también ayuda a que la ignorancia se propague con más facilidad compartiendo información falsa, memes para ridiculizar la lucha y chistes que no contribuyen en nada.  Ni hablar de la migración de la la violencia a los espacios cibernéticos.

¿Por qué se llama feminismo y no “humanismo” o “igualitarismo” o “igualismo”?

aish

Pues porque no hay que ser muy ilustrado para darnos cuenta que el movimiento surgió con el fin de que las mujeres estemos al mismo nivel social, político, económico y humano que los hombres, los cuáles ya tenían derechos y privilegios desde la creación de las sociedades modernas. No han sido ellos los que han sido oprimidos, manipulados y usados por un sistema patriarcal (creado por y para hombres). Se llama feminismo porque demandamos los derechos de las mujeres y las niñas para ser iguales que los hombres.

No, no vamos a cambiar el nombre solo porque le temes a toda palabra que empiece con “fem”. NO, no vamos a cambiar el nombre a “humanismo” porque nosotras no hemos sido tratadas como humanas ni antes, ni ahora. Ni tampoco lo vamos a cambiar a “igualismo” porque para ser iguales, los derechos de mujeres y niñas deben ser tomados en cuenta y respetados. Se llama feminismo y así se va a quedar.

Quizás la próxima vez de hacer berrinche por el nombre del movimiento, abris por lo menos Wikipedia para informarte y no quedar como un completo idiota con un comentario ridículo, vacío y carente de argumentos de por qué hay que ponerle el nombre que más te gusta a vos.

cropped-firma2.png

 

Fuente:

http://www.bantaba.ehu.es/formarse/ficheros/view/Historia_del_Movimiento_feminista.pdf?revision_id=53767&package_id=33304

https://www.aboutespanol.com/las-tres-olas-del-feminismo-1271639

https://ieg.ua.es/es/documentos/boletines-2015/boletin-7/las-olas-del-feminismo.pdf

http://www.mujeresenred.net/spip.php?article1308

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s