Cartas Viajeras

Con la mochila a los hombros por cinco días: Un relato de Santiago de Compostela – Santiago de Compostela

Europa se hizo peregrinando a Compostela

El día que Johny murió, yo estaba en Nicaragua y en una semana volaba a Guatemala para pasar Semana Santa allá. La idea era encontrarnos después de un año. Ese día me estaba preparando para pasar el fin de semana en León, una ciudad colonial en Nicaragua, cuando una de mis amigas de Guatemala me llamó para preguntarme cuándo había sido la última vez que había hablado con él.

– Tengo unos meses de no hablar con él. De hecho le escribí para avisarle que voy a Guate, pero ya sabes cuánto se tarda en contestar. – Le dije

-Te pregunto porque sé que se llevaban muy bien y del equipo de Cheer, fuiste con quien siempre estuvo en contacto. Pues, vos y Marivi. Quería preguntarte si te recordás de su segundo nombre.

-¿Por qué? – Le pregunté. Me pareció todo super extraño. – ¿Qué pasó? –

– En la madrugada hubo un accidente y la persona que murió tiene su nombre. – Silencio.

-¿Qué? ¿Está muerto? – Silencio

-Creo que sí. No estoy segura, por eso te llamaba para preguntarte su nombre. Ahorita te mando el link de la noticia. –

Creo que muchas veces creemos que somos eternos y vemos la muerte como algo lejano y que de ninguna manera nos tocaría la puerta. Johny tenía la misma edad, que yo en ese momento, cuando murió. Dejó una bebé y muchas cosas pendientes, así como sueños en pausa en esta vida.

Su muerte para mí, fue la chispa que encendió mi pólvora de la vida y a partir de ese momento, empecé a tener ganas de hacer muchas cosas que siempre he tenido miedo de hacer. Quería vivir cosas que él no tuvo la oportunidad de vivir y fue por eso que empecé a planear este viaje, que había empezado años atrás en un café y que finalmente nos aventurábamos a hacer. Mi manera de despedirme de su ser físico, fue tomar una mochila y caminar, pensar, sentir, llorar, reír y soñar.

IMG_20170622_123530200_BURST000_COVER_TOP

Día 5: De O´Pedrouzo a Santiago de Compostela – 20 km

Creo que después que la mayoría de peregrinos se levantaron, me volví a quedar dormida porque cuando volví a abrir los ojos, ya no había casi nadie en el dorm. Me fui a la ducha y luego regresé a empacar para hacer mi último día en el camino. Calculaba que como a las tres de la tarde estaría llegando a Santiago de Compostela. Estaba agotada, pero estaba emocionada. También me alegraba que esa noche finalmente iba a dormir en una habitación solo para mí.

Creo que esa mañana muchos estaban como yo, por eso se levantaron muy muy temprano para llegar lo antes posible a Santiago de Compostela. Cuando yo salí, me encontré a los últimos que habían salido del albergue municipal, paré a unos 6 kilómetros en un pequeño jardín de una casa, en donde el dueño había dejado café y comida para los peregrinos a cambio de unos cuantos euros. Cuando salí del jardín me topé con una pared con unos cuantos mensajes de los cuales resaltaba “La vida es corta, pero ancha” y una gran flecha amarilla que señalaba el camino hacia Santiago.

CYMERA_20170623_181034Durante los días que había estado en el camino, el clima había sido genial, un poco caluroso, pero hasta ese día no había tenido que usar mi chaqueta de lluvia. Lo interesante es que nunca sabes con lo que te vas a topar y ese día yo me topé con un poco de lluvia, neblina y frío. Llegando a Monte de Gozo, hice una parada y a los minutos llegó Ruben. Estuvimos ahí unos 15 minutos y decidimos seguir el camino juntos. Por la neblina, no pudimos ver Santiago de Compostela desde la colina, pero sabíamos que no estábamos lejos y la emoción se empezaba a sentir.

Después de bajar de Monte de Gozo, las piernas nos estaban matando. Creo que el cuerpo sabe reaccionar cuando está a punto de llegar a la meta. Llevábamos cinco días caminando casi durante todo el día, yo no tenía ninguna gran preparación y al frenar durante las pendientes me había lastimado las rodillas y las tenía muy adoloridas. Igual estaba Ruben. Empezamos a entrar a Santiago de Compostela, veíamos en todos las señales de tránsito flechas que nos señalaban el camino hacia el centro de la ciudad. Cuando vimos el gran cartel con el nombre “SANTIAGO DE COMPOSTELA” nos alegramos muchísimo y empezamos a soñar con algo rico para comer y una cerveza fría para la sed.

Desde el famoso cartel todavía habían unos 3 o 4 kilómetros para entrar a la plaza. Habían muchas personas que iban para el mismo sitio. Era aproximadamente la una de la tarde cuando la música de una gaita nos dio la bienvenida a la plaza de Santiago de Compostela. Yo me quité los tenis y entré descalza al centro de la plaza. Nos abrazamos con Ruben y celebramos que habíamos llegado. Estábamos contentísimos y super emocionados de habernos encontrado y compartido parte del camino. Para mí, los sentimientos y emociones eran indescriptibles, Johny estaba ahí, él entró a mi lado y me acompañó durante esos cinco días bajo sol, brisa, lluvia y rocío hasta donde nos encontrábamos en ese momento. Habíamos hecho el viaje juntos y habíamos llegado juntos. – Johny lo logramos –  escribí sobre un papel, junto a la fecha de llegada: 23.06.2017.

Después de descansar un poco, decidimos ir a buscar un lugar a donde comer. Nos habían recomendado probar las ostras al tigre, Ruben y yo no lo dudamos. Y después de celebrar entre ostras y cerveza, nos fuimos juntos a que nos dieran la Compostelana. Pronto el cansancio calló sobre el cuerpo, mientras esperábamos, ambos estabamos tan tan agotados, que casi nos caíamos dormidos. Después de recoger la compostelana, decidimos buscar nuestros hospedajes.

CYMERA_20170622_131032

Al llegar a la habitación me desnudé por completo y me tiré a la cama. Subi los pies al aire y tomé un suspiro muy profundo: había llegado. Me quedé ahí por un momento y luego agarré fuerzas para ducharme. Cuando volví a la habitación, los chicos ya habían escrito en el grupo de Whatsapp que nos encontrarámos en la plaza en una hora. A pesar del agotamiento, la emoción era mayor y además la ducha había ayudado a sentirme un poco renovada. Abrí la mochila e hice un desastre en la habitación, como generalmente lo hago con mi equipaje. Me puse un vestido, zapatos, medio me arreglé como pude con las pocas cosas que llevaba y salí hacia la plaza.

Para celebrar todos nos fuimos al Gato Negro, pedimos de todo un poco y compartimos los platos. Entre copas de vino, se fue toda la noche y las ganas de seguir de fiesta se encendieron. Todo parecía tan lejano. Era increíble como cinco días atrás todos estábamos empezando por separado y ahora estábamos juntos ahí, todo era muy mágico. Después del Gato Negro, buscamos otro lugar a donde ir, paramos en un bar lleno de adolescentes que estaban haciendo una competencia de baile. Mi grupo me hizo presión para que me metiera a bailar y paré ganando la competencia a chicos de 19 años. Fue super divertido. Al salir del bar, uno de los chicos me felicitó y luego continuamos la fiesta en otro lado.

Dieron las 7 de la mañana cuando regresé a dormir a mi hotel. A las tres de la tarde salía de regreso a Madrid. El cuerpo es increíble. Descansé un poco y me desperté a las horas con un dolor terrible en el vientre. Como llegó a ser insoportable tuve que ir al hospital. Me dijeron que seguramente había cogido cistitis por el poco líquido que había tomado durante el camino, el sudor y la ropa. Que la mayoría de peregrinos aparecían con lo mismo después de terminar el camino. Aún así, me fui a pasar las últimas hora con Rapha y luego tomé un taxi para el aeropuerto de Santiago de Compostela.

Mi camino había terminado, tenía nuevos amigos, nuevas experiencias, nuevas historias y yo era una persona diferente a la que había iniciado el viaje aquel día en Sarria.

CYMERA_20170623_181517
Rapha, Ines, Tamara, Ruben y yo

….Buen camino

P.D: Todas las fotos fueron tomadas durante mis días en el Camino Francés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s