Cartas Viajeras

Con la mochila a los hombros por cinco días: Un relato del Camino de Santiago de Compostela

Soñar, planear, vivir

Dedicado a Jony Maldonado y a todos los peregrinos que nos topamos en el camino hacia Santiago de Compostela.   
amanecer

Hace unos años en un restaurante de Guatemala dos amigos y yo hacíamos planes para hacer juntos el camino hacia Santiago de Compostela. Otro amigo que conocía mis ganas de hacerlo, me había regalado una guía. Además de la guía, los deseos, sueños e historias pre inventadas sobre lo que iba a pasar mientras camináramos, no teníamos nada más. Tampoco sabíamos nada sobre el camino, y no sospechábamos las vueltas que daría la vida de cada uno de nosotrxs tres.

Durante los siguientes días Jony y yo seguíamos pensando en cada centavo que debíamos ahorrar para pagar el viaje y los gastos. En manera de broma yo tomé un frasco vacío de algún producto y le puse un pequeño rótulo que decía “Camino de Santiago de Compostela” ahí pretendía meter cada Quetzal extra que tuviera. En esos años todavía era estudiante en la universidad, por lo que los Quetzales que sobraban a final del mes, eran casi nulos. El tiempo pasó y el frasco se fue quedando medio vacío, el plan se fue aplazando, cada quien siguió con su vida, pero creo que la idea de caminar hacía Santiago de Compostela seguía dentro de cada uno.

Tiempo después de hacer ese plan yo decidí migrar a Nicaragua, a probar la vida en el país donde había nacido. Me despedí de mis amigas y mis amigos. Lloramos y reímos y tuvimos más de una despedida en donde compartimos cada memoria que habíamos vivido juntxs.

Jony se casó y tuvo una hija, Marivi siguió la universidad y el trabajo, yo seguí algo que me llamaba hacia Nicaragua. Seguimos en contacto y con Marivi volvimos a vernos en Guatemala y Nicaragua. A Jony no volví a verlo, hasta que en este junio del 2017 lo encontré varias veces en mi camino de Sarria hacia Santiago de Compostela.

amancer3

Jony era de estos amigos a los que no les hablas todos los días, pero que sabes que están ahí en cualquier momento y cuando llega el momento de verse otra vez, es como si nada ha cambiado. Nos conocimos en la universidad, mientras yo entrenaba con mi equipo de animadoras. Era nueva en el equipo y resulta que por mi tamaño estaba “destinada” a ser flyer. Jony era un tipo flaco pero con músculos marcados, media aproximadamente 1.78 metros, tenía ojos que cambiaban de azul a verde, adoraba estar al aire libre y los deportes que pudiera practicar afuera. Adoraba escalar, la bicicleta y a sus perros.

Ese día él había colgado su cuerda de un árbol a otro y estaba jugando a ser funambulista con un pie. Las flyers del equipo decidimos hablarle para que nos ayudara con nuestro equilibrio y así como era él, nos invitó a probar la cuerda. Lo logramos convencer para que llegara al próximo entreno y nos ayudara, además lo invitamos a que entrenara con nosotras porque estábamos buscando chicos para el equipo. En ese momento no imaginé que ese flacucho fuera a convertirse en alguien importante en mi vida.

Después de insistirle y tratar de convencerlo, Jony se unió al equipo. Pasó a ser una de mis bases y amigos. Era una persona positiva, activa y le encantaba presionar hasta que no se pudiera más. Pasamos tanto tiempo entrenando juntos, yendo a entrenos, hablando en los tiempos libres y luego saliendo los fines de semana con otra gente del equipo, que pronto nos volvimos muy amigos.

Estuvo en muchos momentos importantes de esa etapa de mi vida. Vio como me enamoraba del primer gran amor que marcó mi vida y también vio como me rompían el corazón, fue mi pañuelo de lágrimas y el amigo que me sacaba risas y conspiraba conmigo para vengarme de mi ex. Me enseñó a superar algunos de mis miedos y me apoyaba a seguir soñando. Me apoyó en momentos en donde me sentí realmente sola estando lejos de mi familia y cuando creía haber perdido a mis amigos y amigas por haberme aferrado y dependido tanto de ese mismo tipo que me rompió el corazón.

peregrino

Muchas veces llegó a sacarme de fiestas cuando ya no quería estar ahí y me acompañó a muchas otras. Viajamos a Xela en Guatemala y fuimos a León, México a competir juntos en el mismo equipo. Estuvo ahí cuando logré sacar mi primer mortal y llegamos a ser capitana y capitán de un equipo de animación. Me cuidó y me respetó estando muchas veces bajo el efecto del alcohol y me animó a viajar por amor, aunque saliera mal. Empacó y desempacó muchas cajas, todas las veces que me muda a un apartamento o casa diferente. Sí, sus novias me odiaron aunque nunca haya habido nada entre los dos, más que amistad.

Era un tipo genial, de gran corazón y humilde. Nunca se jactó de tener más que los demás y ayudaba a quien buscara y pidiera su ayuda. Tampoco quiero idealizarlo, sé que como ser humano habrá tenido sus errores, pero para mí fue y será siempre uno de los mejores amigos que la vida podría haberme dado. Juntos vivimos muchas cosas y creamos momentos, que fuimos guardando en cajones en nuestra memoria. De vez en cuando uno de ellos se abre y las risas, emociones y sentimientos de ese momento me invaden en el presente y él vuelve a estar aquí.

En los últimos meses, Jony ha sido uno de mis combustibles para seguir adelante, para crear nuevas metas, perseguir nuevos sueños y cumplir otros. Desde aquella llamada con la noticia que Jony había muerto, mi vida ha cambiado y mi manera de querer estar viva también lo ha hecho. Unas semanas antes había estado luchando con los monstruos en mi cabeza que estaban exteriorizándose y él me regresó las ganas de vivir. Mi manera de llevar el luto fue querer hacer cosas que nunca había hecho antes y no querer seguir posponiendo planes ni sueños. Fue por eso que decidí cambiar mis planes de viaje para mis vacaciones y tomar una mochila para aventurarme a cumplir con algo dejado en la lista de espera, además Jony estaba esperándome para caminar conmigo y hacer nuevas memorias en el camino hacia Santiago.

…..Buen camino
marg

Nota: Todas las fotos fueron tomadas por mí, durante mis días en el Camino Francés.

1 comentario en “Con la mochila a los hombros por cinco días: Un relato del Camino de Santiago de Compostela”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s